Ruta 3. Enekuri – Erandiogoikoa

Esta ruta discurre junto a los meandros del río Asua, entre la ladera este del monte San Pablo y el valle del Txorierri. En ella se descubre un Erandio en el que lo agrícola se mezcla con lo industrial para llegar hasta los orígenes de la anteiglesia.

h

Descargar PDF

Ver en Google Maps

Ver en Wikiloc

 

La ruta comienza en el alto de Enekuri, enclave estratégico desde el que se vigilaba el tráfico fluvial de la ría, el paso de personas por el puente de Lutxana y desde donde las tropas carlistas defendieron el bloqueo de Bilbao atacando a las tropas liberales en la toma de Lutxana, la famosa batalla de diciembre de 1836.

Salimos de Enekuri en dirección noroeste cruzando la pasarela sobre la carretera BI-604 y a 300 m, a ambos lados de la carretera BI-3741, nos encontramos con el Grupo de viviendas San Pablo, que toma el nombre del monte en el que se ubica. Fue proyectado por el Ayuntamiento de Bilbao en 1941, recién anexionado Erandio a la villa, y el diseño de las casas corrió a cargo del arquitecto municipal Juan Carlos Guerra, siguiendo el estilo neovasco que imita la arquitectura de los caseríos. De las 50 que se construyeron apenas queda una docena que reflejan el desarrollo de la vivienda municipal durante la posguerra.

Desde este punto se domina la zona industrial de la ría del Ibaizabal-Nervión, así como buena parte de Erandio: Lutxana, Enekuri, Kukularra, Arriaga, Faoeta, Asua y Erandiogoikoa y también el valle del Txorierri, con el aeropuerto de Loiu al frente.

Siguiendo la pista entre las viviendas al norte de la carretera, andamos unos 300 m y tomamos el sendero de la derecha que nos acerca hasta los restos del fuerte San Pablo, fortificación que durante la primera guerra carlista fue testigo mudo de uno de los días más sangrientos de la historia de Erandio. La tarde del 24 de diciembre de 1836, una vez que las tropas del general Espartero habían tomado la posición del Monte Cabras y asegurado las comunicaciones con la margen izquierda de la ría, asaltaron el fuerte San Pablo, último escollo carlista antes de entrar en Bilbao, liberada al día siguiente.

Volvemos sobre nuestros pasos hasta la pista y continuamos hacia Faoeta, donde nos topamos con la ermita de San Pablo y San Bernabé, del siglo XVI y la más antigua de Erandio. A pesar de su sencillez, llegó a ser parroquia anexa a la iglesia de Santa María. El edificio sufrió importantes daños en la primera guerra carlista y buena parte de sus piedras fueron utilizadas para construir el fuerte de San Pablo, en lo alto de la colina. Tras visitar la ermita cruzamos el barrio de Faoeta, uno de los núcleos de población más antiguos del municipio, con caseríos desde el siglo XVIII.

Continuamos por el sendero en dirección norte y, tras cruzar la pasarela sobre el corredor del Txorierri, tomamos la BI-604 para avanzar contemplando el industrioso barrio de Asua, cuyo desarrollo responde a la expansión industrial de Erandio a mediados del siglo XX, ante la falta de espacio junto a la ría. En nuestra ruta pasamos junto a empresas como Indumetal (Industrias Reunidas Minero Metalúrgicas), la más antigua del barrio, fundada en 1928 y que aún conserva la vivienda de la empresa, o Abrasivos Mendiola, fundada en 1962 por Andrés Mendiola Zabala para fabricar abrasivo para el tratamiento de superficies, a partir de escorias de fundición del cobre.

Una vez pasadas estas industrias, tomamos el camino de la derecha que discurre paralelo al río Asua y, tras caminar 400 m, llegamos al espacio que ocupaba el Real Puerto de Asua, pieza clave en la Baja Edad Media para transportar el hierro producido en el interior de Bizkaia hasta el mar Cantábrico. Fue en el siglo XV cuando el rey Enrique IV de Castilla distinguió a este puerto con la calidad de real, asegurándose así la recaudación de los impuestos para la Corona. Alrededor del Real Puerto de Asua, del que aún se conserva parte del muelle, se configuró un urbanismo de fondas y mesones, como la casa de Postas y el Atxaerandio, que aún podemos apreciar en nuestro itinerario. Desde este punto y, tras cruzar la rotonda de la BI-737 hacia Torreta auzunea donde se encuentran los restos de la Torre de Asua, edificada en el siglo XV por Juan Sánchez de Asua para controlar el tráfico de mercancías en el cercano Puerto de Asua.

Volviendo a la BI-737 nos encaminamos hacia el oeste, hasta el cruce de caminos entre Erandio y Loiu, para seguir por el camino de Erandiogoikoa hasta el núcleo donde se encuentra la iglesia de Santa María, un templo gótico de finales del siglo XV que ha sufrido diversas modificaciones a lo largo de la historia. En su arquitectura destacan la torre adelantada a los pies y los dos pórticos de madera a ambos lados. También el arcosolio apuntado junto a la torre, que alberga el sepulcro de quienes financiaron la construcción del templo, el matrimonio formado por Martín Ortiz de Martiartu y Mayor de Zamudio, con sendos bustos de piedra. Una inscripción identifica a las dos personas allí enterradas y los escudos de la cama a sus linajes.

Frente a la iglesia vemos el antiguo centro administrativo de Erandio, formado por el edificio del antiguo ayuntamiento y escuelas, proyectado por Casto de Zabala en 1889 y, a escasos metros, el antiguo cementerio, cuya portada neoclásica fue diseñada en 1881 por Francisco Ciriaco de Menchaca.

Aquí ponemos punto y final a este recorrido que nos ha guiado por el devenir histórico de Erandio y nos ha permitido conocer una parte importante del municipio. Pero también podemos enlazar con la Ruta 4. (Goierri. El nacimiento de Erandio) y seguir conociendo los orígenes de esta localidad.

SÍGUENOS EN: