Ruta 2. San José de Lutxana

Entre el límite con Bilbao y el barrio de Altzaga encontramos Lutxana, un espacio hibrído e hibridado de industrias históricas y viviendas obreras.
Este recorrido te acerca a esta zona, la más desconocida del municipio; está pensado para las personas que sienten curiosidad por descubrir lo menos evidente del patrimonio.

h

Descargar PDF

Ver en Google Maps

Ver en Wikiloc

 

 

Hemos llegado a Lutxana, la Lutxana de la conocida Batalla de Luchana, aquel embate bélico de la primera guerra carlista (1833-1839) en la que el ejército de los liberales partidarios de Isable II venció al de los tradicionalistas, defensores de Carlos V. Hoy de aquello sólo nos quedan las crónicas de una batalla que se disputó en ambas orillas del Ibaizabal-Nervión.

El metro nos ha dejado en su núcleo, donde nos recibe un bello cartel cerámico de La Cocinal en el lugar que ocupó el taller de decoración cerámica, abierto en 1917 por Manuel y Calixto Emiliano Amann, quienes luego trasladarían la producción a la calle Particular de Costa de Bilbao, y terminarían por cerrar en 1941, al decaer la demanda de este tipo de productos.

Desde aquí podemos contemplar las antiguas escuelas de Lutxana, proyectadas por Ángel Líbano en 1924 y que, ante la demanda de plazas, fue necesario reformar en 1931, obra que corrió a cargo del arquitecto Pedro de Ispizua. Construidas en estilo neovasco, destacan por el cuidado de los detalles plásticos en los capiteles de las columnas o el almohadillado de piedra tallada de manera rústica en la zona inferior. Hoy este inmueble acoge distintas propuestas socioculturales.

Pegante a las escuelas nos encontramos con un conjunto de edificios de marcado carácter obrero, entre los que destacan el edificio de viviendas de la calle San José de Lutxana, número 2, que en su parte inferior acogía el Restaurante La Estación, rotulado con bella tipografía de los años 30.

A unos metros se encuentra el gran complejo de la Compañía Española de Pinturas La Internacional, una industria nacida en 1918 de la mano de Sotero, Zubiaur y Cía., y que estuvo en activo hasta 1996. La empresa, que había sido creada para la explotación de abonos orgánicos, se dedicaría también a vender en España pinturas, anticorrosivos, barnices y productos similares de la empresa londinense “The international Paint and Compositions Co.”, fundada en 1881. Destacan el cuidado recerco de ventanas e imposta en ladrillo rojo, los detalles decorativos y el escudo de la fachada principal. De igual manera, llama la atención el gran anuncio publicitario, uno de los escasos ejemplos de estas características que podemos encontrar a lo largo de la ría del Ibaizabal-Nervión. La Compañía Española de Pinturas La Internacional es el ejemplo de arquitectura industrial más icónico de la margen derecha de nuestra ría. La fábrica contó con viviendas proyectadas por Félix Iñiguez de Onzoño en 1959, uno de los varios ejemplos que hay en Erandio de viviendas realizadas por las empresas para quienes en ellas trabajaban, principalmente en los años centrales del siglo pasado.

Ya en la ribera de la ría (antiguo camino de sirga por donde las mujeres, tirando de una cuerda o sirga, conducían las barcas aguas arriba) se conserva el antiguo embarcadero de Lutxana, hoy en desuso, que fue construido en 1940 para conectar las dos orillas y llevar día tras día obreras y obreros a las fábricas.

Tomamos la carretera BI-711 en dirección norte y cruzamos sobre el río Asua por un nuevo puente que se levantó sobre el histórico de Lutxana.
Un sitio estratégico inmediatamente antes de entrar en Bilbao que había sido destruido en diferentes guerras. En la primera guerra carlista -1836- fue el escenario principal de la Batalla de Luchana, entre liberales -que tuvieron que cruzar desde la otra orilla- y carlistas que defendían la posición desde monte Cabras, Sanpablomendi y monte Banderas.

Con esta lección de historia en el territorio, y pensando en la importancia de este emplazamiento, tomamos la desviación de la carretera por la BI-735, hacia Asua, y llegamos al grupo de viviendas Ibáñez de Betolaza, proyectado por Germán Aguirre e Hilario Imaz en 1955, y promovido por Corona Arritola y Urquijo (viuda de Marcelino Ibáñez de Betolaza), para alojar a quienes trabajaban en su cercana fábrica de tubos de hierro para muebles metálicos, fundada en 1903.

Dirigiendo nuestros pasos nuevamente hacia el río Asua por Cementerio-Plaiabarri bidea, cruzamos a la otra orilla y pasando entre naves industriales, enfilamos de nuevo hacia Lutxana hasta toparnos con las vías del metro. Desde ahí se aprecia la central de transformación del Ferrocarril Bilbao-Las Arenas-Plencia, como se anuncia en el letrero cerámico del inmueble. Esta instalación eléctrica fue proyectada en 1914 por el arquitecto Calixto Emiliano Amman. Desde aquí comenzamos a tomar altura por Enekuri Bidea. En el ascenso vemos el monte Cabras, enclave estratégico que servía para vigilar el tráfico fluvial por la ría y el paso de personas por el puente de Lutxana.

Coronado el Alto de Enekuri y a punto de concluir nuestra ruta, nos encontramos con la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima, diseñada por Calixto Emiliano Amann e inaugurada en 1954. El complejo contó con la vivienda del sacerdote y aulas para las escuelas profesional y parroquial. Como nota curiosa, vemos que la torre del campanario está exenta del edificio principal.

SÍGUENOS EN: